«Los recursos disponibles no son eternos y, ante ello, tenemos que reinventarnos»

«Los recursos disponibles no son eternos y, ante ello, tenemos que reinventarnos»

Los participantes en el talk show sobre bioeconomía y agroalimentación abordan la necesidad de fomentar la transferencia de conocimiento y la colaboración como herramientas para impulsar la innovación en el sector
Las conclusiones del talk show sobre bioeconomía y sector agroalimentario hicieron hincapié en que «los recursos disponibles no son eternos y, ante ello, tenemos que ser capaces de reinventarnos». En esta línea, el presidente de la Federación de Empresarios de La Rioja (FER) y vicepresidente de la Fundación Riojana para la Innovación, Jaime García- Calzada, que ejerció de moderador del debate y, como tal, fue el encargado de exponer las conclusiones, destacó la necesidad de fomentar la transferencia de conocimiento al mercado e hizo especial hincapié en que, «para inventar, hay que invertir en los inventos y en los inventores».

El talk show sobre bioeconomía y sector agroalimentario, enmarcado en el Foro de la Innovación 2016, contó con la participación de Manuel Javier Tardáguila, investigador y profesor de la Universidad de La Rioja (UR) en el área de producción vegetal; Pedro Gumiel, gerente de la empresa especializada en agricultura ecológica Gumendi; Héctor Barbarín, director del Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA), y Juan José Infante, director del área de biotecnología de la empresa Bionaturis. El debate, moderado por el presidente de la FER, contó con la participación en calidad de dinamizador de Alberto Gil, periodista de Diario La Rioja.

Jaime García-Calzada, que abrió el coloquio con una breve presentación del tema de debate, hizo hincapié en que la bioeconomía en el sector agroalimentario es un tema muy atractivo y de moda. En esta línea, destacó que la industria agroalimentaria riojana «tiene tradición y calidad, fortaleza y competitividad» y constituye «un espacio muy propicio para la innovación».

Manuel Javier Tardáguila, profesor e investigador de la UR especializado en producción vegetal, destacó que «debemos adoptar una posición cada vez más activa hacia la innovación, tenemos que ser nosotros los que solucionemos nuestros problemas, los que generemos nuestra propia tecnología». En su opinión, la mejora de los procesos de transferencia de conocimiento y el fomento de la colaboración público privada son fundamentales. Tardáguila apuntó que la bioeconomía «es algo realmente importante, que supone una gestión más eficiente y sostenible de la agroalimentación» y, para ello, «necesita la incorporación de las nuevas tecnologías». En esta misma línea, explicó que el sector agroalimentario, tradicionalmente, «no ha sido tan receptivo como otros a la tecnología, lo que exige una reflexión común» orientada al fomento de la innovación.

El gerente de Gumendi, Pedro Gumiel, explicó que «estamos en un mundo cada vez más global y complejo a la hora de gestionar la economía». En su opinión, «la solución pasa por la colaboración y por intentar gestionar los recursos lo mejor posible para tratar de hacerlos un poco más competitivos y para poder dejar a nuestros hijos al menos un mundo como el que estamos disfrutando». En referencia a la producción agrícola ecológica, Gumiel explicó que la tecnología empleada no es ancestral o antigua: «si la tecnología aporta que sea más sostenible o que sea más fácil producirlo, la gente estará abierta a ello». En esta misma línea, explicó que, «cuando compramos un producto ecológico, garantizamos que podamos seguir teniendo ese producto durante años, porque su producción es sostenible».

En opinión de Héctor Barbarín, director del CNTA, la bioeconomía «es inevitable, es necesaria para generar los recursos alimentarios de la población del futuro». Apuntó que la transferencia de conocimiento y la colaboración son cuestiones críticas: «las empresas tienen que plantear retos y los centros de investigación tienen que dar respuesta a esos retos, no tanto investigar y luego ver qué hacemos con eso». Como ejemplos concretos, apuntó que, en el CNTA, ya se ha logrado sustituir colorantes artificiales por colorantes naturales, crear bioplásticos… «Cuando hablamos de bioeconomía», destacó, «hablamos de cosas reales que ayudan a solucionar problemas reales». En esta línea, destacó que, en contraposición a los últimos años, en los que los presupuestos dedicados a innovación han disminuido, es esencial «incentivar un apoyo a la innovación a medio y largo plazo».

El director del área de biotecnología de Bionaturis, Juan José Infante, explicó que, en España, «tenemos capacidad generadora de conocimientos, pero tenemos que mejorar en los siguientes eslabones de la cadena, tenemos que reflexionar en el modelo de transferencia de tecnología». En su opinión, «es necesario que creemos tecnologías que nos den ventajas competitivas. Para eso necesitamos darle al coco, hacer cosas nuevas y conseguir que lleguen al usuario final. No podemos esperar a que las respuestas las den otros. Hay que competir con soluciones innovadoras». En esta misma línea, explicó que aplicar «lo antiguo al consumo masificado no tiene sentido» y, en referencia a los consumidores, opinó que «lo que buscan es una tecnología limpia, sostenible, que aporte beneficios al producto».
Los participantes
Manuel Javier Tardáguila es profesor titular acreditado como catedrático de la Universidad de La Rioja e investigador del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV). Su objeto de estudio es la viticultura de precisión y la aplicación de nuevas tecnologías en viticultura. Es el coordinador del proyecto europeo VineRobot, ha participado en cinco proyectos de investigación europeos y en varios proyectos nacionales en viticultura y ha firmado más de 50 publicaciones en revistas de prestigio internacional. Cabe apuntar que la Universidad de La Rioja es patrono fundador de la Fundación Riojana para la Innovación.
Pedro Gumiel es gerente de Gumendi, empresa dedicada a la producción y distribución de producto fresco ecológico, así como productos secos, elaborados o cosméticos también de carácter ecológico. Gumendi surgió en 1992 cuando dos agricultores, Pedro Gumiel y su socio, apostaron por la producción ecológica como una alternativa de consumo con información detallada de lo que aportan a la alimentación sana y al medio ambiente.
Héctor Barbarín es director general del Centro de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA) y trabaja desde el año 2007 con el objetivo de posicionar al CNTA como referente en el sector agroalimentario no solo a nivel nacional, sino también a escala internacional. Es miembro del Consejo Rector de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) Navarra y de la plataforma tecnológica Food for Life y ha formado parte del consejo de administración de diferentes empresas.
Juan José Infante se incorporó a la empresa biotecnológica Bionaturis como director del área de biotecnología en el año 2007, tras completar una etapa como investigador en la Universidad de Washington en Seattle (Estados Unidos). Desde entonces, ha dirigido proyectos de desarrollo de principios activos para salud humana y animal. En la actualidad, aparte de colaborar con otros proyectos empresariales en el área de biotecnología, es profesor asociado de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, donde imparte docencia en el grado de biotecnología.