La Universidad de La Rioja participa por primera vez en el III Certamen internacional MotoStudent

La Universidad de La Rioja participa por primera vez en el III Certamen internacional MotoStudent

El apoyo de la Fundación Riojana para la Innovación permitirá que los estudiantes y alumnos de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de La Rioja participen por primera vez en el III Certamen bienal de MotoStudent

Con el Dorsal 22, la motocicleta elaborada por el equipo UniRioja-Motostudent participa, del 2 al 5 de octubre, en el III MotorStudent que se celebra en el circuito Motorland de Alcañiz. Con el apoyo de la Fundación Riojana para la Innovación y la Consejería de Industria, Innovación y Empleo del Gobierno regional, los estudiantes y profesores de la Universidad de La Rioja han podido desarrollar la motocicleta de 250cc 4T para la competición.

 

Pedro Sanz, presidente del Gobierno de La Rioja y José Arnáez, rector de la Universidad de La Rioja, han presidido hoy la presentación de la motocicleta que ha elaborado el equipo de UniRioja-MotoStudent en las instalaciones de la Escuela de Ingeniería.

 

En tan solo un año de trabajo, UniRioja-MotoStudent ha desarrollado por completo un modelo competitivo de motocicleta que incorpora en su fabricación diferentes sistemas innovadores y la tecnología más puntera utilizada en equipos profesionales. Con este proyecto se aspira a ganar uno de los premios de la competición, en la que participan 30 equipos de campus de España, Italia, Inglaterra y Sudamérica.   

El jurado evaluará 4 conceptos: la capacidad de innovación del prototipo, la creatividad, la planificación anual y los costes de fabricacón. Además, no solo hay premio para el ganador en carrera, también obtendrán galardones el mejor proyecto industrial y el proyecto más innovador.  

 

LA MOTO

La motocicleta es un modelo de 250cc fabricada íntegramente por los estudiantes y profesores de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de La Rioja, con ayuda de las empresas y entidades colaboradoras, a partir del motor, las ruedas y la suspensión entregadas por la organización a todos los equipos. El motor de cuatro tiempos se ha optimizado para que funcione al máximo rendimiento, además de diseñar y fabricar un carenado que le da un carácter propio y distinguible.

La motocicleta posee una estructura completamente regulable para adaptarse perfectamente al trazado y dotar de comodidad al piloto. Integra avances punteros en tecnología, como una centralita específica usada por primera vez en motos que permite programar diferentes mapas de motor para adaptarse a las circunstancias del circuito, de lluvia o de consumo necesarias en cada momento; cambio semiautomático, una interfaz de monitorización para el piloto implementada en una tablet –que sustituye al dashboard del piloto- y registro de datos, que permite después de cada vuelta qué es necesario corregir.

La estructura de la moto se ha fabricado en aluminio aeroespacial, con un chasis de doble viga perimetral cerrado, aligerado y optimizado para reducir al mínimo su peso. La suspensión trasera posee un sistema de bieletas-balancín que permiten regular su dureza consiguiendo que la moto se adapte a cualquier trazado. La geometría de la moto es completamente regulable y adaptable para poder variar el comportamiento de la moto y adaptarse a cualquier circuito, circunstancia o estilo de conducción.

Las motos de competición llevan el cambio de marchas invertido. El equipo ha diseñado un mecanismo para invertir el cambio y adaptarse a esta necesidad. Además se ha implementado el cambio secuencial mediante la nueva centralita implementada. El cambio semiautomático es un sistema empleado en competición que permite subir marchas sin necesidad de soltar el acelerador ni embragar, lo que permite ahorrar cerca de dos segundos por vuelta.

El carenado de la moto se ha diseñado y fabricado íntegramente, en vez de comprarlo y adaptarlo. En el diseño se han realizado estudios para conseguir que la aerodinámica de la moto sea óptima y se han incluido dos entradas de aire dirigidas a un airbox. Este sistema utilizado en competición permite obtener una sobrepresión e introducir más aire en el motor obteniendo un mejor rendimiento.

Finalmente, se ha diseñado un prototipo para convertir la moto en híbrida mediante la adición de un nuevo motor eléctrico que añade par al proporcionado por el motor de gasolina. Este sistema es la adaptación a la motocicleta del sistema utilizado en F1 KERS implementado por primera vez y permite recuperar energía en las frenadas y liberarla para obtener un impulso extra que permita, por ejemplo, realizar un adelantamiento.  

Este sistema se implementa sin añadir peso a la moto ya que utiliza el propio alternador de la moto como motor eléctrico. Este novedoso sistema no ha dado tiempo de terminar de desarrollarlo por lo que no se ha podido implementar en la moto, pero será presentado ante el jurado del concurso con la maqueta desarrollada en un motor de 125cc.