Innovar está en nuestro ADN, pero la sociedad debe permitir el fracaso y fomentar la formación, la lucha y el talento

Innovar está en nuestro ADN, pero la sociedad debe permitir el fracaso y fomentar la formación, la lucha y el talento

“No puedes construir tu negocio solo, tienes que hacerlo con más gente y trabajar de forma colaborativa interactuando con el talento y las ideas, estén donde estén”, Gustavo Vinacua

“No sé si tengo en el ADN ser emprendedor o no, pero sí sé que no había otro camino”, Manuel Pérez- Alonso

“Innovar sí está en nuestro ADN, todo el mundo lo tiene pero la gente tiene miedo a emprender porque en la cultura latina se penaliza el fracaso”, Eduardo Torres

“Aprender de los errores es fundamental, deben tomarse como base para rectificar y seguir innovando de cara al futuro”, Javier Cuesta

El gerente de MASA, Pedro Revuelta, ha sido el encargado de moderar la primera mesa de la tercera jornada del Foro de la Innovación. Revuelta afirma que «si un hombre puede pensar, tiene la obligación de querer desarrollar ideas innovadoras que sean capaces de beneficiar al individuo en particular y a la sociedad en general».
Por su parte el primer ponente, Gustavo Vinacua, ha recalcado que la tecnología ha traído consigo grandes novedades en el ámbito empresarial. Por ejemplo, la posibilidad de encontrar colaboradores «con talento y con ideas, estén donde estén» geográficamente. Según Vinacua «no se puede construir un negocio solo; hay que hacerlo con más gente y trabajar de forma colaborativa» dado que cuando un empresario conoce demasiado su negocio, se encuentra con limitaciones a la hora de encontrar nuevas formas de hacer las cosas.
«La importancia de incorporar la ciencia a los proyectos de innovación» ha sido una de las primeras argumentos que ha expuesto Manuel Pérez- Alonso, quién ha valorado de forma negativa que la mayor parte de los científicos terminan su trabajo cuando publican sus descubrimientos pero no van más allá. Un motivo podría ser que el primer obstáculo que se encuentra un científico que quiere emprender es la incomprensión, tanto de los que le rodean, como del propio gremio científico dado que, según Pérez- Alonso, tanto en España como en Europa se considera que la ciencia y los negocios no se deben mezclar.
Otro reto a superar es el de la financiación, ya que para emprender con una base científico – técnica es necesaria una gran cantidad de capital que además no generará retorno hasta pasados varios años. Pese a todo, el ponente ha concluido que no sabe si tiene «en el ADN ser emprendedor o no, pero sí que no había otro camino».
Eduardo Torres ha arrancado su ponencia siguiendo la estela dejada ayer: «innovar sí está en nuestro ADN, todo el mundo lo tiene, pero no todo el mundo lo desarrolla en la misma forma». Aunque «la gente tiene miedo a emprender porque en la cultura latina se penaliza el fracaso», para Torres fracasar es positivo puesto que siempre se saca una lección. Por eso, educar, enseñar y fomentar en el proceso educativo de los niños son claves para generar una sociedad más rica, más educada y más fuerte.
Por otro lado, Javier Cuesta ha puesto en valor algunos de los rasgos característicos que comparten los padres fundadores de su empresa con los emprendedores innovadores de hoy en día: paciencia, tenacidad, optimismo y la convicción de que todas las personas son importantes. Además, Cuesta ha recalcado que «aprender de los errores es fundamental, ya que deben tomarse como base para rectificar y seguir innovando de cara al futuro».
El ponente también ha hablado de la cultura del 15% que consiste en dejar que el personal gestione el 15% de su tiempo de trabajo. En ese tiempo, ha afirmado, «algunos incluso resuelven problemas personales» y logran así mejorar el rendimiento.
El énfasis en el control de la calidad y del I+D, la capacidad de observar a los clientes, disponer de intuición y de visión para los negocios y trabajar para que la innovación y la sostenibilidad vayan siempre de la mano son otras de las claves que Javier Cuesta ha aportado para llegar al éxito en un negocio.
Los perfiles
Gustavo Vinacua es el director del Centro Innovación BBVA y entre sus cometidos se encuentra hacer tangible el compromiso de la entidad con la innovación a través de un enfoque abierto y de colaboración. Su vida profesional se relaciona con el mundo de las telecomunicaciones y la tecnología, destacando de su trayectoria sus etapas en Ericsson, Amena y France Telecom.
Manuel Pérez- Alonso es el presidente de la Asociación Española de Científicos Emprendedores y su actividad profesional se centra en la investigación. Es autor de tres patentes biotecnológicas, que han sido licenciadas a la industria biotecnológica y eE su vertiente como científico emprendedor, es el promotor y socio fundador de tres empresas biotecnológicas dedicadas a la Biomedicina: Valentia Biopharma, Instituto de Medicina Genómica y Sistemas Genómicos. Además, cuenta con más de 50 publicaciones científicas internacionales. La experiencia profesional de
Eduardo Torres siempre ha estado ligada al Grupo MTorres, especializado en maquinaria para la Industria Aeronáutica (Boeing, Airbus, NGC, Spirit, KHI, entre otros clientes importantes) maquinaria para converting (Tetra Pak, Kimberly Clark…, etc.), investigación en Energías Renovables (Desarrollo de Parques Eólicos, I&D e Innovación I+D+ i) y en diseño de sistemas de desalinización enfocado en la reducción del COE. Actualmente es Director de Promoción de Parques Eólicos.
Javier Cuesta es el director de RSC y Relaciones Institucionales 3M España, donde lleva trabajando más de 35 años. Durante este tiempo ha ejercido diferentes responsabilidades en relación al marketing de productos, creación del departamento de productos para la oficina, dirección de varias divisiones industriales, seguridad y protección hasta llegar al área de Marketing Corporativo.